Anticuerpo monoclonal

Cuando un animal es expuesto a una proteína extraña (antígeno), su sistema inmunitario pone en marcha una respuesta que se inicia con el reclutamiento de linfocitos, para que fabriquen un anticuerpo contra este antígeno. Si se extrae una muestra de estas células productoras de anticuerpos del animal y se cultiva, el anticuerpo puede ser producido in vitro. Si el cultivo es suficientemente diluido y se toman muestras que se vuelven a cultivar, se puede generar una colonia de linfocitos productores de anticuerpos que han derivado de una misma célula, lo que recibe el nombre de clon. El anticuerpo producido por un clon es homogéneo, es decir, todas sus moléculas (proteicas) son idénticas, y se llama anticuerpo monoclonal; como consecuencia, es altamente específico. Los anticuerpos monoclonales se usan en las técnicas de radioinmunoensayo y de histoquímica, y los humanizados, preparados en animales, se usan en terapéutica.

Filed under Sin categoría by on #