Aminopenicilinas

Forman parte de este grupo: amoxicilina, ampicilina, ciclacilina y bacampicilina. Presentan un espectro de actividad más amplio que las penicilinas, pero son destruidas por las enzimas inactivadoras β-lactamasas. Estos antimicrobianos se utilizan para el tratamiento de infecciones respiratorias altas causadas por Streptococcus (S. pyogenes, S. pneumoniae) y cepas de Haemophilus influenzae, infecciones urinarias ocasionadas por algunas enterobacterias (Escherichia coli, Proteus mirabilis) y otras infecciones causadas por Salmonella spp., Shigella spp., Streptococcus faecalis (enterococo) y Listeria monocytogenes. No se utilizan para bacterias resistentes a las penicilinas.